La mesa de negociación marcada como indispensable por el líder de ERC, Oriol Junqueras, para levantar la negativa de sus diputados a la investidura de Pedro Sánchez ha sido implícitamente aceptada por el líder socialista bajo una condición ya conocida.

El candidato a la investidura y presidente español en funciones, en su primera alusión pública a una mesa de negociación de los gobierno de España y la Generalitat de Cataluña, se ha mostrado favorable al diálogo pero siempre dentro del marco "de la seguridad jurídica que emana de las leyes democráticas".

Esta expresión, preferida por los independentistas porque evita una referencia explícita a la Constitución, hizo fortuna durante el diálogo gobierno central-Generalitat concretado hace un año en el acuerdo de Pedralbes.

Fuentes de la Presidencia de la Generalitat, por otro lado, han asegurado que la oficina de Sánchez ya se ha puesto en contacto con la de Quim Torra para que los presidentes hablen por teléfono el próximo martes, y que Torra ha comunicado que tiene disponible en su agenda las 8 de la mañana.

Por su parte, Sánchez ha criticado de Torra haya rechazado mantener contactos en la misma ronda que otros presidentes autonómicos después de las reiteradas reclamaciones de diálogo del presidente catalán.