La propuesta que el presidente catalán, Quim Torra, ha remitido por carta al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, para sentarse a "hablar del poder judicial", se ha encontrado con la negativa de la Moncloa.

La vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, la ha tildado de "un poco inaudita, inconcebible", y ha añadido: "A nadie se le ocurre que el presidente del Gobierno de una democracia se siente a hablar de sentencias de los jueces, de situación de ciudadanos que puedan estar inmersos en algún proceso".

Torra, que quería reunirse urgentemente con Sánchez para hablar sobre "la represión", por su parte, ha pedido a los delegados de la Generalitat en el extranjero que remitan a los gobiernos y parlamentos de los países donde están destinados el dictamen del grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias de la ONU.

El documento, que el gobierno catalán trata como si fuera un informe de la ONU, reclamaba al gobierno español la excarcelación de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.