Jordi Sànchez, expresidente de la ANC y presidente de la Crida, ha aprovechado uno de sus primeros permisos penitenciarios, para ir a Tv3 a ser entrevistado en directo. Sànchez ha hablado sobre cómo se ha adaptado a la vida de la prisión, después de 859 días cerrado en tres prisiones diferentes.

El clima preelectoral se ha dejado notar a lo largo de la entrevista. Así, Sànchez ha aprovechado la oportunidad para acusar a ERC de tacticismo, puesto que, según él, los días decisivos de octubre de 2017 defendían la DUI pero esperaban que Carles Puigdemont convocara elecciones. Explica que tuvo conversaciones con Oriol Junqueras y que no veía la declaración unilateral.

A lo largo de la entrevista, Sànchez ha dejado claro que volvería a hacer lo mismo que el 20S ante Economía. No obstante, reconocía que no volvería a subir arriba del vehículo de la Guardia Civil porque ahora ve que aquello fue una trampa, en la que cayeron.

Sànchez coincidía plenamente con la vicepresidenta española Carmen Calvo, asegurando que la primera reunión de la mesa de diálogo tiene que servir para hacer un diagnóstico de la situación. Sànchez apuesta por el diálogo pero advierte que no se puede renunciar a la unilateralidad.