Raül Romeva, el consejero de Acción Exterior del gobierno de Carles Puigdemont, ha abogado por responder a la sentencia del Tribunal Supremo "con serenidad y la cabeza fría" y "no de forma visceral o reactiva".

"El momento pide firmeza, pero a la vez inteligencia colectiva, visión de conjunto y mirada larga", ha respondido por escrito a la Agencia EFE desde la prisión de Lledoners, donde espera la sentencia, que se espera que se conozca los próximos días.

En cuanto al momento actual del movimiento independentista, Romeva considera que se encuentra "en una fase lenta, marcada por la represión", "una realidad y un registro nuevo", según el exconsejero, "que hay que asumir".

Nuevamente al frente de la lista que ERC presenta para el Senado, el extitular de Exteriores añade que la sociedad catalana "dictará su propia sentencia" en las urnas el 10-N.