El presidente del Parlamento, Roger Torrent, y el concejal del ayuntamiento de Barcelona Ernest Maragall, ambos militantes de ERC, han presentado en la mañana de este jueves 30 de julio una denuncia en los juzgados mediante la que se querellan contra el ex-director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Félix Sanz Roldán, y la empresa israelí NSO Group por 'espionaje informático'. Los teléfonos móviles de ambos dirigentes políticos fueron espiados mediante el programa Pegasus, según desvelaron los diarios El País y The Guardian y confirmó la empresa Whatsapp.

En el texto que han presentado en los juzgados barceloneses explican que la empresa Whatsapp detectó "el aprovechamiento de una vulnerabilidad de su software y el uso fraudulento y no autorizado de sus servidores para dirigir un ataque informático contra objetivos previamente seleccionados". El programa que se utilizó en este ataque, según Whatsapp, se denomina Pegasus y la empresa NSO sólo la vende, según sus portavoces, a organismos gubernamentales. Torrent y Maragall consideran que el espionaje que sufrieron entre los días 29 de abril y 10 de mayo del año pasado lo realizó el CNI, que depende del gobierno español.

El agujero informático de whatsapp que aprovechó Pegasus durante aquellos días para infectar teléfonos permitió que se espiara a unas 1.400 personas en todo el mundo. En Catalunya, además de los teléfonos móviles de Roger Torrent y Ernest Maragall, Whatsapp ha comunicado que también fueron intervenidos los del consejero de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró, la ex-diputada de la CUP Anna Gabriel, el dirigente del Consell per la República Sergi Miquel y un cargo de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Domingo.

El 6 de julio pasado, Sanz Roldán fue sustituido por Paz Esteban al frente del CNI y hace una semana fichó por la empresa eléctrica Iberdrola como 'asesor internacional'