Alcaldes del PDECat están disconformes con la influencia que el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont tiene sobre el partido sucesor de Convergència hasta el punto que, según revela este jueves el programa Aquí Cuní, de la Cadena SER, no quieren seguir la línea de pactos municipales marcada por Junts per Catalunya.

En concreto, según ha explicado el periodista Josep Cuní, estos alcaldes refractarios a la línea puigdemontista no piensan renunciar al cargo si se lo pueden asegurar pactando con el PSC, un acuerdo que choca contra las recomendaciones que el puigdemontismo marca al PDECat. En concreto, las fuentes de esta información atribuyen a JxCat la capacidad de "validar" los acuerdos municipales.

Asimismo, también citando como fuentes a algunos dirigentes locales del PDECat, Aquí Cuní señala que los refractarios a la línea puigdemontista consideran que el líder de JxCat sólo vela por sus intereses y ha fortalecido su marca a expensas del PDECat, y no descartan reclamar un consejo nacional o un congreso para aclarar el futuro de la formación.

En la última renovación de la cúpula del PDECat, el pugdemontismo evidenció su poder al hacer saltar a Marta Pascal, que fue sustituida en la presidencia por David Bonvehí, y sobre todo al colocar a Míriam Nogueras de vicepresidenta.

Las tensiones en el ámbito municipal también han quedado reflejadas en El Periódico, que se hace eco de que sectores territoriales de la antigua Convergència lamentan una falta de liderazgo, así como enfrentamientos en la dirección del partido, el efecto desorientador que atribuyen a la Crida puigdemontista y la pérdida de votantes en las últimas elecciones.

Esta información añade que sus fuentes se quejan no sólo de que la marca Puigdemont le funciona al expresidente pero no al partido, en la línea revelada por la SER, sino también que rechazan la actitud de falta de autocrítica de los puigdemontistas que han ocupado cargos y lugares en candidaturas.