Jordi Pujol consideraba que la mejor opción de relación de Catalunya con España pasaba por seguir formando parte de un único Estado. Creía, sin embargo, que España debía adoptar una estructura que aceptara la plurinacionalidad dentro de su seno. Así lo manifestó a los miembros del secretariado permanente de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) en una carta que les hizo llegar el 5 de mayo de 1997 y a la que ha tenido acceso EL TRIANGLE.

El entonces presidente de la Generalitat empezaba el documento con unas reflexiones sobre la evolución del nacionalismo catalán y su influencia sobre el conjunto de España y escribía: "El nacionalismo catalán ha cumplido una doble misión histórica: a) salvar a Catalunya de la desnacionalización y la decadencia, del estallido y de la descohesión. En ello han participado personas y movimientos no propiamente nacionalistas, pero no hay duda de que el eje central de la historia catalana del siglo XX pasa por el catalanismo, y b) ayudar poderosamente a España a salir de la decadencia ".

"Superados los aspectos más prioritarios de esta doble misión -misión que obviamente no se puede dar por terminada aún-, hecho el balance de lo que ha sido esta acción y analizado el momento político actual es necesario que nos planteemos de una manera nueva el tema nacional . Ante todo hay que tener claro si se opta por una solución dentro de España o fuera de ella. Entiendo que la opción debe ser dentro de España, pero con una estructura que de verdad tenga en cuenta su realidad plurinacional. Catalunya debe tener, dentro de España, mucha más capacidad propia y un reconocimiento institucional claro y diferenciado ", afirmaba el expresidente Pujol.

Pàgina 10