El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol se ha pronunciado sobre el papel de la lengua catalana en la sociedad y en las escuelas en concreto, un debate reabierto a raíz de la flexibilización de la inmersión lingüística planteada por el líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta.

En un artículo publicado en su web, Pujol considera que propuestas como esa "en la práctica significarían una pérdida de peso en la enseñanza y uso del catalán", y que la lengua catalana, en particular su papel a la escuela, "es central en la reivindicación de la personalidad colectiva de Cataluña, tanto política como socialmente y en el sentido más profundo de identidad. Es un tema nuclear. Irrenunciable".

Para defender su postura, el exdirigente de Convergència y expresidente catalán evoca una conversación en la que asegura que el exdiputado y exministro de la UCD Joaquín Garrigues le dijo que "lo distintivo vuestro, lo que más os da personalidad propia, es la lengua".

"Esto no se tiene que ver como una conversación informal entre sesión y sesión de un debate parlamentario. Porque se producía en un contexto de asunción de compromisos de fondo. Con gran sentido de responsabilidad histórica. Que al menos durante unos años perduró", añade Pujol.

Según el expresidente catalán, por lo tanto, el concierto era para el País Vasco "un elemento central e irreversible" y "esto mismo es la lengua para Cataluña". Y concluye que "no sólo los partidos soberanistas sino todas las entidades políticas, sociales, sindicales y culturales de Cataluña tendrían que oponerse. Porque -como el concierto para el País Vasco- tocan una parte muy esencial de la personalidad de Cataluña. Y, que cómo ya había advertido Tomás y Valiente, puede afectar peligrosamente a las bases del vivir colectivo".