La decisión de un juez de Barcelona de archivar las querellas presentadas contra los Mossos d'Esquadra a raíz de la interceptación de documentos que la policía catalana pretendía destruir en octubre de 2017 ha sido aprovechada por el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont para cargar contra El Periódico.

Tras conocerse que el juez ha descartado que los Mossos espiaran por motivos políticos, Puigdemont ha tildado en Twitter de "miserables" a los responsables del diario: "Los miserables lo serán para siempre. Ellos, sus editores, sus financiadores, los amigos del rey... todo se sabrá. Paciencia. Tenemos tiempo: en las cárceles y en el exilio nos acordamos cada día de todos los miserables". Con este tuit, además, ha difundido una portada publicada por El Periódico hace un año, difundida ahora por el director de VilawebVicent Partal, donde se afirmaba que "Los Mossos intentaron destruir la alerta de los EE.UU.".

Puigdemont, como su consejero de Interior, Joaquim Forn, y quien era el máximo responsable policial de los Mossos, el mayor Josep Lluís Trapero, se enfrentaron con el diario de Grupo Zeta por las informaciones que publicó sobre la actuación de los Mossos en relación a comunicaciones de la inteligencia norteamericana sobre posibles atentados en Cataluña. Trapero y Forn, en particular, señalaron públicamente a El Periódico durante una rueda de prensa.

El exdiputado de Junts pelGermà Bel, por su parte, ha tildado de "escoria periodística" a El Periódico : "La dimensión de la escoria periodística se mide perfectamente por la diferencia entre el espacio e interpretación otorgado el 22 de enero de 2018 al asunto «documentación de los Mossos», y el espacio dado hoy al archivo de la causa. Caso de estudio: «The Nota»". Por su parte, el exconsejero Forn, actualmente en prisión preventiva, ha manifestado que "ahora tocaría que políticos y medios que durante más de un año se han ensañado contra la policía catalana pidieran perdón".

El director de El Periódico, Enric Hernández, ha respondido a Puigdemont y Bel: "Desafío a los ex que amenazan o difaman y a sus believers (sinceros o a sueldo) a aclarar qué desmiente el juez sobre esta información. ¿Niega que la alerta sobre la Rambla apareciera en la incineradora? No, dice que los dosiers sobre políticos eran legales. Basta de mentiras".