El expresidente de la Generalitat y eurodiputado de JxCat, Carles Puigdemont, considera que el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, "tiene una jeta muy grande" porque ha lamentado la judicialización de la política siendo el jefe de un gobierno que "tiene, como dice él, la Fiscalía a sus órdenes" y "la Abogacía del Estado a sus órdenes", y "continúa persiguiendo disidentes políticos".

"Yo celebro que desde la política se pongan en circulación vocablos que acaben haciendo fortuna, y que la gente estén algunos buscando qué quiere decir «pedazo de quòniam» en el diccionario, y los otros celebrando y haciendo todo tipo de ironía, que eso es la vida y, dicho esto, me parece que tiene una jeta muy grande". El presidente de la Generalitat, Quim Torra, había tratado a Sánchez de "pedazo de quòniam" (alcornoque) este fin de semana y Puigdemont, en su último libro, ha tildado de "malparido" al líder de los socialistas catalanes, Miquel Iceta.

Puigdemont, que habría tenido poderes especiales sobre el máximo órgano jurisdiccional de Cataluña y la capacidad de dictar decretos ley sin control legal si se hubiera aplicado la Ley de Transitoriedad aprobada por el Parlamento el septiembre del 2017 -posteriormente suspendida y tumbada por el Tribunal Constitucional-, considera que las palabras de Sánchez demuestran "la tragedia con la que nos enfrentamos".

En este sentido, ha añadido que el Estado español "no es consciente de la realidad, que incluso la quiere distorsionar para hacer creer que la realidad es diferente de la que es".