El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, pide que Pedro Sánchez reconozca el referéndum y los presos y exiliados como interlocutores, como condición para poder pactar una investidura después del 28-A.

Puigdemont ha afirmado, aclarando la confusión de las últimas horas sobre las líneas rojas de JxCat, que "para respetar el derecho a la autodeterminación hace falta que no lo nieguen".

"La condición indispensable para sentarse en una mesa es que no te ahoguen. Si quieren dialogar, pedimos el reconocimiento que somos unos actores legítimos, democráticos que defendemos cosas legítimas, no violentas, encuadradas en el marco de los derechos humanos", ha dicho.

Estas declaraciones llegan un día después de que los candidatos de JxCat presos por el juicio del 'procés' hayan defendido en un artículo a La Vanguardia una postura flexible que facilite la investidura de Pere Sánchez. El expresidente desautoriza el escrito y avala las tesis defendidas por la número dos de la lista, Laura Borràs.

Puigdemont también ha reclamado poner fin "de una punyetera vez" a lo que ha definido como "represión" contra líderes políticos y cívicos del soberanismo.

Por otro lado, el expresidente ha avalado las críticas del cabeza de lista de JxCat y presidente dela Crida, Jordi Sànchez, contra ERC, por no haber aceptado una única lista electoral entre las dos fuerzas. Según Puigdemont, Sànchez tiene autoridad para formular esta crítica.