"Si quieren actuar con realismo político, no pueden ignorar lo que represento", ha respondido el expresidente catalán y eurodiputado de JxCat Carles Puigdemont en una entrevista concedida a El País.

El expresidente ha afirmado que "es evidente que yo soy uno de los interlocutores válidos. Fui votado por más de un millón de personas en las elecciones europeas", antes de apelar al "realismo político" para no quedar excluido de la mesa de diálogo.

"Tienen que contar sí o sí con la interlocución de Junts per Catalunya. Excluirnos no es inteligente", ha afirmado como condición, puesto que, según él, "si no, no estamos hablando de un diálogo para resolver el conflicto, sino de un acuerdo, muy lícito, entre dos partidos".

El eurodiputado, pendiente de si la Eurocámara acepta la petición del Tribunal Supremo de levantarle la inmunidad, ha afirmado que su formación "siempre" ha estado abierta al diálogo y que "no se pueden crear unas condiciones marco para un diálogo entre Gobiernos con una parte significativa de uno de los ejecutivos, incluida su presidencia, que no está al corriente. Eso es un error grave que mina la confianza", ha indicado en defensa de la posición de Quim Torra y JxCat.

Por otro lado, haciendo una mención especial de la líder de Cs, Inés Arrimadas, ha señalado que "es el mundo no independentista el que ha perdido la capacidad de interlocutar conmigo, siempre he estado a disposición". "Ahora tenemos una oportunidad que aprovechar", plantea.