"¿Estamos locos o qué?". Con estas palabras se ha expresado la regidora en funciones de Ciutat Vella y Participación de Barcelona, Gala Pin. Así ha valorado un posible pacto a tres entre los comunes, el PSC y Manuel Valls (Barcelona por el Cambio-Ciutadans) que aparte Ernest Maragall (ERC) de la alcaldía.

En términos similares se ha expresado el que fue líder de los comunes, Xavier Domènech. "Coincido al 150% con Joan Tardà. Hay dos partidos de izquierdas soberanistas que han ganado en Barcelona y tendrían mayoría bastante amplia para gobernar. Si no se entienden, será una tragedia por Barcelona y por las izquierdas. Hay otras alternativas pero no llevan en ninguna parte", ha comentado.

Pero no todo el mundo lo ve así. Pesos pesados del espacio de izquierdas como el exdiputado al Parlamento y exsecretario general de CCOO, Joan Coscubiela, han alertado hoy que "las declaraciones de Maragall en relación a la alcaldía y los proyectos anunciados por Joan Canadell en la Cámara de Comercio tienen la misma filosofía. Poner las instituciones públicas de todos al servicio de un modelo de país que representa sólo a una parte. ¿Quién representa a la sociedad?", se ha preguntado.

El académico Raimundo Viejo ha aportado también hoy más elementos a la operación para evitar que los independentistas tomen el Ayuntamiento de Barcelona igual que han hecho con la Cámara de Comercio. "Los que van diciendo que Colau pactará con Valls, o no entienden como funciona la formación de gobierno o tienen claros intereses a subordinar BComú al 'procés'. Este es su problema, no el de los que aspiramos a una Barcelona que es de mayoría progresista y no independentista", ha afirmado.