El presidente del gobierno español en funciones, Pedro Sánchez, esperará hasta finales de agosto o principios de septiembre para iniciar las negociaciones con los partidos para cerrar un acuerdo que lo haga presidente. Este viernes ha acabado la ronda de reuniones con la sociedad civil y ha explicado que ahora toca "compendiar y sistematizar" las propuestas que los han hecho para presentar a los partidos una "propone abierta, común y progresista".

Sánchez priorizará encontrarse con las fuerzas que son "susceptibles" de poder apoyar, entre las que ha enumerado PNB, PRC, "las fuerzas nacionalistas catalanas" y Podemos. No ha explicitado, pero, ni el orden de encuentros ni el detalle de cuando se producirán.

Por otro lado ha dicho que no se trata de una propuesta cerrada sino que están dispuestos a aceptar cambios, especialmente fruto de la negociación que se pueda abrir con Podemos. También ha dicho que se quiere reunir con PP y Cs para insistir en la "responsabilidad" que tienen de facilitar el gobierno.