El presidente del gobierno español y candidato del PSOE a la presidencia, Pedro Sánchez, ha aceptado finalmente participar en un debate electoral en Televisión Española (TVE), después de haberse decantado en un principio por comparecer en el debate de Atresmedia, opción que finalmente ha descartado.

Sánchez, que había recibido críticas de los oponentes políticos por haber preferido inicialmente debatir en la televisión privada pese a existir la opción de la pública, se encontrará con Pablo Casado (PP), Pablo Iglesias (Podemos) y Albert Rivera (Ciutadans) previsiblemente el 22 o el 23 de abril, una fecha que Radio Televisión Española (RTVE) todavía no ha confirmado.

La decisión de Sánchez se conoce después de que la Junta Electoral Central (JEC) haya suspendido el debate a cinco que pretendía organizar Atresmedia con los mismos candidatos más Santiago Abascal, que representa a Vox, una partido sin representación parlamentaria.

La JEC ha adoptado la decisión a raíz de las quejas planteadas por Junts per Catalunya (JxCat), el Partido Nacionalista Vasco (PNV) y Coalición Canaria, formaciones que sí que tienen diputados en el Congreso. Por su parte, Atresmedia ha propuesto, posteriormente, un debate a cuatro en la misma fecha del que había previsto con cinco candidatos, el día 23 a las 22 horas.