No hay dos sin tres. Oriol Carbó, que fue gerente de TV3 durante los años del pujolismo, ha vuelto a aparecer por tercera vez en una trama de facturas falsas. En esta ocasión, su empresa Triacom Audiovisual fue utilizada para pagar una parte de la campaña electoral de Convergència (CDC) del año 2010, cuando Artur Mas regresó al Palau de la Generalitat. Concretamente, las facturas del empresario Joan Manuel Parra, proveedor habitual de los actos electorales de CDC, no fueron abonadas por el partido, sino por Triacom Audiovisual.

Este sistema se asemeja mucho al que se utilizó durante años en el Palau de la Música. Las empresas de Joan Manuel Parra cobraron, a través de facturas falsas, los gastos electorales de CDC, entre los años 2004-2008, a la entidad que presidía Fèlix Millet. Por este motivo, Joan Manuel Parra ya fue condenado a 8 meses de prisión en el juicio del caso Palau.

Este empresario declaró ayer ante el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata, que lleva el sumario del caso del 3%. Ante el magistrado, Joan Manuel Parra explicó que las facturas giradas a Triacom Audiovisual, por un importe de 200.000 euros, sirvieron para liquidar la deuda que tenía CDC y que esta operativa fue orquestada por indicación del ex gerente del partido, el ex consejero de Justicia, Germà Gordó. En concreto, las facturas falsas se emitieron por supuestos trabajos en los programas El Gran Dictat y Fish & Chips, que TV3 había contratado a la empresa de Oriol Carbó.

El ESCÁNDALO DE LA DIPUTACIÓN DE LLEIDA

El año pasado, Triacom Audiovisual también se vio envuelta en otra investigación judicial por corrupción política a través de facturas falsas. El nombre de Oriol Carbó apareció vinculado al escándalo de corrupción que investiga el juzgado n. 1 de Lleida y que provocó la dimisión del presidente de la Diputación de Lleida, Joan Reñé. Una de las empresas involucradas en esta trama, Ingeniería Inalba SL, habría encargado los decorados de los programas El Gran Dictat y Fish & Chips, realizados por la productora Triacom Audiovisual para TV3, a la sociedad Interiorismo y reformas profesionales SL de Huesca. Pero, según las investigaciones judiciales, esta sociedad de Huesca, administrada por un hombre de 81 años, no tiene actividad y era utilizada por la trama corrupta de Lleida para generar dinero negro con facturas falsas.

De este modo, Oriol Carbó, a través de Ingeniería Inalba, convertía parte de sus beneficios en dinero negro. Según las pruebas documentales conseguidas, las seis facturas falsas por los supuestos decorados de El Gran Dictat y de Fish & Chips suben a 421.000 euros.

LAS MUJERES DE ORIOL PUJOL Y DAVID MADÍ

Además, durante la investigación judicial del caso de las ITV se descubrió que Anna Vidal, la mujer de Oriol Pujol, y Sandra Buenvarón, la mujer de David Madí, habían cobrado importantes sumas de las empresas del ex gerente de TV3 entre los años 2008 y 2009. En concreto, 106.560 euros en el caso de Anna Vidal y 91.910 euros en el de Sandra Buenvarón. Un informe de la Agencia Tributaria señaló que estas facturas eran falsas, pero el caso fue archivado por prescripción temporal de los hechos investigados.

Entre los años 2011 y 2017, Triacom Audiovisual SL facturó 20,7 millones a TV3. El año pasado, TV3 le compró tres series de programas por 2,3 millones de euros: Matriculats/Al volant (550.858 euros), Wizzy Dizzy (412.648 euros) y La nit dels Òscars (1.365.006 euros).