La Plataforma contra la ley Aragonès se juega este domingo, probablemente, la última carta para evitar que el Parlamento de Cataluña apruebe la conocida como Ley Aragonès, que abre la puerta a la privatización de numerosos servicios públicos. Por este motivo, ha convocado una movilización a las 12 del mediodía ante el departamento de Economía y Finanzas, que dirige el vicepresidente del gobierno, Pere Aragonès. Desde allí se cruzarà Barcelona para trasladar la protesta a la plaza Sant Jaume. "La lucha es el único camino" es el lema de esta movilización que estaba prevista inicialmente para el 17 de octubre pero que se aplazó porque coincidía con las tensiones que se vivieron en las calles después de conocerse a sentencia del Tribunal Supremo por el caso del referéndum del 1 de octubre de 2017.

Las entidades que apoyan a esta plataforma acusan el proyecto de Ley de Contratos de Servicios a las personas de poner en peligro la calidad de los que se ofrecen en ámbitos como la educación, la sanidad, los servicios sociales, entre muchos otros. A la plataforma se ha adherido entidades, sindicatos y partidos políticos. Entre las principales impulsores están la FAPAC (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de Catalunya), la Marea Blanca o el sindicato de la educación USTEC. También encontramos colectivos vinculados a la ANC o que se presentan como CDRs, y también la CUP o Catalunya En Comú-Podem.

En el manifiesto que recoge las reivindicaciones de la plataforma se denuncia que la Ley Aragonès "permite que se haga negocio con nuestros derechos" y que comporta la precarización de las personas que trabajan en los sectores que se quiere abrir a las leyes del libre mercado. "No permitiremos que prospere una ley que podría ser la antesala de una de las oleadas privatizadoras más grandes que habrá sufrido Catalunya en los últimos años, nos jugamos nuestros derechos, nos jugamos la educación, la sanidad y los servicios sociales. No permitiremos que nadie haga negocio con servicios que son necesarios para el desarrollo de nuestras vidas", se afirma en el manifiesto.

Se acaba invitando "a todas las organizaciones, sindicatos y movimientos sociales a organizarnos conjuntamente y luchar por unos servicios públicos de titularidad, gestión y provisión 100% pública -con participación activa de usuarias y trabajadoras-, para garantizar los derechos de toda la ciudadanía, y hacer el acceso a los servicios públicos equitativo tendiendo a la universalidad y no condicionado a los recursos económicos de los que se disponga. Y se advierte que "si el gobierno catalán pretende aprobar esta ley aprovechando el contexto político que está viviendo Catalunya, la respuesta de la Plataforma Paremos la Ley Aragonés será inmediata y contundente".