La concejal de Barcelona en común Mercedes Vidal ha renunciado a sus responsabilidades en el gobierno de Ada Colau antes de la celebración de las elecciones municipales el 26 de mayo. Vidal ya había anunciado que no formaría parte de la candidatura de Barcelona en común, a pesar de ser inicialmente la número nuevo, pero se daba por hecho que agotaría el mandato.

El 6 de mayo, pero, el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona hacía pública la voluntad de la concejala de renunciar a sus responsabilidades ejecutivas.

Vidal anunció a mediados de abril que se retiraba de la lista electoral de BComú por las elecciones, donde ocupaba el número 10. Entonces ya insinuó que las tensiones internas la habrían traído a no repetir.

Aunque Vidal ya anunciara su retirada, el hecho que lo haya precipitado y haya plantado a Colau antes de agotar el mandato, pone en una posición incómoda a la candidatura de los comunes, que van sumando retiradas.

En concreto, a la marcha de Vidal hay que sumar la de Gala Pin, que el 26-M va de número 37 a la lista de Colau; Jaume Asens y Gerardo Pisarello, los dos diputados electos el 28-A, y los también regidores Laia Ortiz, Raimundo Viejo, Agustí Colom y Josep Maria Muntaner, que tampoco repetirán. Una sangría que pone en entredicho el proyecto de los comunes a la capital catalana.