Ernest Maragall, el candidato de ERC a la alcaldía de Barcelona, ha entrado en campaña presentándose cómo el único candidato que puede batir a la actual alcaldesa y candidata de BComú, Ada Colau.

Además de apelar al voto útil contra Colau, el candidato independentista con más posibilidades de triunfar, según las encuestas, reprocha a la alcaldesa una incapacidad para encontrar alianzas mientras sugiere su disposición a pactar con ella después de las elecciones.

Maragall también ha esgrimido el 1-O contra Colau cuando ha manifestado que "la ciudad se merece un alcalde que no dude y que abra las escuelas el 1-O", mientras que su número 2, la exdiputada de los comunes Elisenda Alamany, ha atribuido a Colau una voluntad de "separar a Barcelona del país" y ha indicado que la capital catalana "no puede ser liderada por una sola persona".

ERC, que ha inaugurado la campaña dedicando su munición verbal a Colau, ha expresado por boca de Maragall que "Barcelona clama por ser gobernada" y que "se ha acabado la ambigüedad".