El PDECat arrastra una crisis que parece a punto de estallar. A pesar de que el presidente del partido, David Bonvehí, afirmaba el lunes que su formación mantendrá el 'no' a la tramitación de los presupuestos generales del Estado, miembros destacados del grupo parlamentario en Madrid no están de acuerdo.

"Seguimos estando allá donde estábamos: en un 'no' a los presupuestos", ha dicho Bonvehí, que ha retado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a traer las cuentas al Congreso para su tramitación, y cuando así lo haga, valorará los trámites parlamentarios y si presenta enmiendas a la totalidad.

De hecho, el consejo de ministros aprobará este viernes el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado, para, a continuación, iniciar el trámite parlamentario, según avanzaba ayer el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, en una entrevista a Efe.

Las diferencias en el grupo del PDECat en el Congreso son notorias. Y el acuerdo para los presupuestos entre Sánchez y Pablo Iglesias -así como la presión posterior del gobierno español para incorporar ERC y el PDECat- ha hecho evidente que las posiciones de los diputados difieren.

Voces del partido entienden que hay margen para el diálogo mientras que otros piensan que, sin gestos en relación a la situación de los presos y una oferta clara sobre el derecho a la autodeterminación, no hay ninguna posibilidad de negociación. Ferran Bel, portavoz en materia económica de la formación en el Congreso, y Míriam Nogueras, vicepresidenta del partido, han verbalizado las discrepancias. Carles Campuzano, portavoz del grupo en el Congreso, estaría en la línea conciliadora de Bel, mientras que Carles Puigdemont atia el 'no' para dejar caer a Sánchez.

Mientras al PDECat emergen las tiranteces, la ex consejera de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia Dolors Balsa (ERC), encarcelada preventivamente y en espera de ir a juicio como dirigente del proceso, ha abogado para que los partidos independentistas con representación en el Congreso de los Diputados, el PDECat y ERC, sostengan el gobierno de Pedro Sánchez.

En cuanto a los presupuestos, la ex consejera ha dicho que si los socialistas los quieren aprobar, "que hagan un gesto, el que sea, pero que lo hagan". De hecho, se ha mostrado contraria a dar una negativa rotunda a los presupuestos, pero partidaria de no facilitar la aprobación de momento.