Este viernes, los máximos dirigentes del gobierno de la Generalitat se encuentran en Bélgica y Suiza para preparar, por separado, sus estrategias políticas con los dirigentes independentistas huidos de la justicia española para decidir qué harán con los presupuestos generales del Estado o como encarar el inicio del juicio por el 1-O.

Así, el presidente catalán, Quim Torra, ha viajado a la ciudad belga de Ginebra para reunirse con Carles Puigdemont para que este le marque los pasos a seguir ante los próximos retos políticos, teniendo en cuenta que el mismo Torra considera Puigdemont como el "presidente legítimo" de la Generalitat.

Por su parte la cúpula de ERC se ha desplazado a la ciudad suiza de Ginebra para celebrar una reunión ordinaria de la ejecutiva del partido con la presencia física de su secretaría general, Marta Rovira, que al igual que Puigdemont se encuentra fugada de la justicia, en su caso desde el mes de marzo del año pasado.

De este modo, y por separado, nacionalistas-independentistas y republicanos se han marchado al extranjero para encontrarse con sus líderes, que decidieron huir de la justicia española, para preparar los movimientos políticos a seguir en los próximos meses.

Se da la circunstancia que a Quim Torra últimamente le han llovido las críticas por haberse gastado 120.000 euros de dinero público en viajes al extranjero en los últimos meses de 2018, básicamente para ir a ver Carles Puigdemont.

A pesar de que hoy Puigdemont se reunirá sólo con Torra, está previsto que en las próximas semanas el expresidente de la Generalitat se reúna en diferentes días con la dirección del PDECat y con los representantes del grupo parlamentario de JxCat.