Los comunes propondrán al gobierno español reformar el delito de sedición para favorecer la libertad de los líderes independentistas, condenados por el Supremo. El cambio del código penal implicaría hacer indispensable la violencia física contra personas para poder aplicar este delito, y obligaría el Supremo a revisar la sentencia y rebajar las penas. Así lo ha confirmado el diputado y portavoz de los comunes en el Congreso, Jaume Asens, que ha explicado que han presentado la propuesta al PSOE.

A pesar de que Asens preferiría que se eliminara el delito de sedición de la legislación española, reconoce que no tienen el apoyo suficiente en el Congreso para sacar adelante esta medida. Por eso y para ser "realistas" proponen esta reforma para "desactivar" el delito.

En concreto, los comunes han propuesto que se modifique la parte del texto del artículo donde tilda la sedición "de alzamiento tumultuario" para que quede sólo "levantamiento". También, que sólo se aplique cuando se utilizan armas u otros instrumentos que pongan en riesgo "la vida de las personas". Asens, en una entrevista a Catalunya Ràdio, ha destacado que la medida tendría que ser retroactiva.

Asens también ha recordado que reformar el delito de sedición es uno de los compromisos que lograron el Gobierno español de coalición de PSOE y Unidas Podemos.