Los miembros de CDR detenidos y acusados ​​de terrorismo en el marco de la operación Judas expresan en una de las conversaciones intervenidas por la Guardia Civil que sería "una victoria" que España tuviera que desplegar al ejército para desalojar una eventual ocupación del aeropuerto de Barcelona-El Prat con 10.000 personas, revela El Confidencial.

Según este diario digital, una conversación entre dos de los detenidos que tuvo lugar el 19 de septiembre, cuatro días antes de las detenciones, pone de manifiesto que calculaban que con 10.000 personas concentradas en el aeropuerto los Mossos no actuarían y que, en ese escenario, "tienen que llamar al ejército". "Sería lo mejor", "sería una victoria el ejército aquí", comentaban, "y que nos desaloje el ejército", especificaba uno de los CDR, porque "sería como otro 1 de octubre".

La interpretación positiva de una eventual intervención del ejército, por los supuestos efectos propagandísticos que podría reportar a la causa independentista, es un cálculo que los CDR detenidos tienen en común con lo que expresó el actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, en una entrevista concedida en 2011. Entonces presidente de la entidad Soberanía y Justicia, Torra respondió que "Si España se equivoca y nos envía los tanques, ganaremos mucho". "Ojalá nos los envíe porque podremos ganar alguna simpatía", añadió.

Recado a Paluzie
Las comunicaciones reveladas por El Confidencial y las declaraciones en sede judicial, por otra parte, señalan que los detenidos tenían contactos no sólo con otros efectivos de CDR, sino con Presidencia de la Generalitat, y que estaban al corriente de los planes del Tsunami Democràtic y consideraban importante coordinarse con las ocupaciones de espacios públicos de la iniciativa Pícnic per la República.

En cuanto a la Assemblea Nacional Catalana (ANC), entidad de movilización fundamental del procés, los detenidos consideraban que no era fiable y acusaban a su presidenta, Elisenda Paluzie, de haberles dicho "sí, sí, sí, y luego nos la han dado por detrás", ya que según uno de los CDR, la ANC quiere quedar como responsable de las movilizaciones.

Además, El Confidencial asegura que uno de los detenidos tiró a la basura una nota, que la Guardia Civil compara con comunicados reivindicativos de grupos terroristas como ETA y Terra Lliure, en la que expresa: "Solo nos querremos si hacemos nuestras cosas por nosotros. Habrá gente que las aceptará, aceptará nuestros actos y seremos valorados y queridos por los mismos o no. Dependerá de los juicios de valor de cada individuo o colectivo. Nunca deberíamos hacer las cosas por agradar, haremos las cosas según nuestro criterio, valores, ética y nuestra estima".