La reunión del Consejo Ejecutivo de la Generalitat de hoy ha tenido como protagonista una iniciativa del presidente, Quim Torra, que ha crispado los ánimos de los presentes. Torra ha planteado la idea de confinar la Cerdanya para reducir la expansión de la covid-19.

La idea no ha sido secundada pero por parte del ejecutivo y Salud la rechaza, tal como ha avanzado El Periódico. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, no ve "técnicamente" necesario confinar ahora la Cerdanya, a pesar de que prevé aplicar medidas como las que se han aprobado ya en Girona o Salt.

La discusión en el Govern habría dividido de nuevo el Consejo Ejecutivo en dos bloques, que serían bastante representativos de las afiliaciones de los consejeros de JxCat o ERC.

Desde el Govern aseguran que Torra considera que la situación de la Cerdanya podría merecer que se apliquen medidas más restrictivas para intentar reducir la incidencia de la covid-19 y por eso ha puesto sobre la mesa la posibilidad del confinamiento. Salud lo ve innecesario.