El gobierno central ha respondido al mensaje de Navidad de Quim Torra con esta afirmación: "Diálogo y ley, frente al monólogo independentista" después de que el presidente catalán dijera este domingo que pedía al gobierno central "voluntad de encarar un diálogo creíble, sincero y valiente", para encontrar "una solución democrática y política".

Fuentes de la Moncloa han insistido en que cualquier solución al callejón sin salida en el cual está la política catalana pasa "dentro de la Constitución y con los valores propios de la democracia", y que con estos parámetros "hay salidas para resolver los problemas y las necesidades de todos".

El PP también ha reaccionado al discurso de Torra, y el presidente del partido, Pablo Casado, ha denunciado en las redes sociales que el presidente catalán ha hecho un "llamamiento a la sublevación", por lo cual ha preguntado al presidente del gobierno central que:"¿A que espera (Pedro) Sánchez a poner orden y preservar la unidad de España? 155 ya".

Por su parte, la líder de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña, Inés Arrimadas, ha afirmado también a Twitter que "Torra se ratifica en el desafío separatista e insiste a seguir con el golpe", añadiendo que "mientras Sánchez no reaccione, tendremos a un peligro público al frente de la Generalitat".

También el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha publicado en las redes que "el discurso de Quim Torra es un discurso que no se dirige al conjunto de los catalanes y las catalanas", por lo cual "no es un discurso útil para avanzar".