El presidente de la patronal de la pequeña y mediana empresa Pimec, Josep González, rechaza una parada de país como respuesta a la sentencia del 1-O, porque "si ya estamos en un proceso de desaceleración, sólo falta ir poniendo palos a las ruedas a la economía". González se pronuncia así sobre la parada de país de un día que plantean los partidos independentistas para responder la sentencia.

En una entrevista con la ACN, González dice que la patronal "podría entender" alguna protesta "simbólica" pero no apoyará a "paradas efectivas que causen perjuicios a la economía". De hecho, González confirma que ya ha mantenido conversaciones sobre esta posibilidad, y que ha expresado las reservas de la patronal.

De hecho, la misma consejera de Industria y Conocimiento del Gobierno, Maria Àngels Chacón, también manifestó hace días sus reservas a la parada de país. El presidente Quim Torra, defensor de la huelga, la desmintió y los dos cerraron la polémica afirmando que se había tratado de un malentendido.

Por otro lado, el presidente de Pimec se muestra "absolutamente" preocupado por el giro independentista de la Cámara de comercio con Joan Canadell al frente, quien sí que ve con buenos ojos una parada. "Tiene una vocación más política que empresarial", lamenta.