El Parlament tumba el decreto del Govern que limita los precios del alquiler. Junts per Catalunya y Esquerra se han quedado solos apoyando el decreto y han evidenciado que el Govern no tiene mayoría en la cámara. Todos los partidos de la oposición han votado en contra.

El Gobierno no ha conseguido ni el apoyo de la CUP ni de los comunes. Eran los aliados que quería el ejecutivo para sacar adelante este decreto, que pretendía limitar los precios del alquiler. Pero ni la CUP ni los comunes han apoyado.

El Gobierno proponía utilizar el Índice de Referencia de precios del alquiler, un índice que, por los comunes y la CUP, ya comporta una inflación exagerada de los precios del alquiler. Aún así Susana Segovia y Maria Sirvent han pedido al gobierno que rectifique, que haga los cambios necesarios y que, después, lo aprobarán.

Desde el Gobierno han lamentado la posición de los dos partidos. La consejera de Justicia, Ester Capella, les ha acusado de facilitar el trabajo a los bancos.

Ciutadans, PP y PSC también han votado en contra. Lo han hecho argumentando que regular los precios de los alquileres no es competencia de la Generalitat de Cataluña.