Dos horas después de que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, asegurara que el independentismo no ha aceptado el marco de diálogo propuesto por la Moncloa, y que fuera del marco de las comisiones bilaterales las negociaciones están agotadas, el número dos del Gobierno, Pere Aragonés, y la consejera de Presidencia, Elsa Artadi, han comparecido en el Palau de la Generalitat para dar por concluido el diálogo entre los dos ejecutivos.

Artadi ha dicho que lamentan que el Estado español haya decidido "abandonar el diálogo" y que el PSOE "haya decidido ceder ante aquellos que están en contra de la democracia, en contra del diálogo y ante aquellos que están en contra de hacer política".

En su turno, Aragonés ha reiterado que es el Gobierno español quién se ha retirado del diálogo y quien "ha dado por rotas las conversaciones" para establecer una solución política para Cataluña. De todas maneras, el vicepresidente ha reiterado que en ningún caso son ellos quienes abandonan las negociaciones.

Antes, el gobierno español ha admitido que su propuesta de diálogo con Cataluña ha fracasado. Los independentistas han rechazado la fórmula planteada desde la Moncloa para poner en marcha de forma efectiva una mesa de partidos, según ha revelado la vicepresidenta, Carmen Calvo, en rueda de prensa. Mientras el Gobierno catalán ponga como condición el referéndum, se congela el diálogo, ha venido a decir.

En principio se mantiene la negociación bilateral entre las dos administraciones, pero lo que queda en vía muerta es la mesa de formaciones políticas.