Más de una docena de asesinatos lleva Barcelona este año, más de la mitad de ellos en los últimos dos meses. Manel García, portavoz de Sapol, el sindicato mayoritario en la Guardia Urbana, recuerda que su organización hace tiempo que avisa la alcaldesa, Ada Colau.

"En verano del año pasado, ya avisamos a la alcaldía que la cosa se iba a desbordar. Pero Colau nunca ha querido a la Guardia Urbana. Primero dijo que faltaban agentes. Después, dio la culpa a los Mossos d'Esquadra... Hace poco, despotricaba por la falta de 300 agentes de los Mossos. Pero si a la Guardia Urbana le faltan 1.200 agentes, ¡y no dice nada! En un reciente artículo, culpaba de la alarma por falta de seguridad a la derecha, a la Fiscalía, a los medios de comunicación, a los Mossos y al consejero de Interior, pero nunca se mira ella. Hace tres años que le vamos avisando y todo sigue igual. La plantilla está harta", se despacha García en una entrevista en El Confidencial.

García pone los números encima de la mesa: cada día hay entre una y dos agresiones sexuales, entre 10 y 15 hurtos cada vez más violentos e innumerables peleas y actos de vandalismo. La estadística no engaña: hay casi el doble de robos que cuando la alcaldesa llegó al ayuntamiento.

"Aquí se ha creado un mundo a la inversa. Ante cualquier conflicto entre un policía local y un delincuente, el ayuntamiento sacaba la defensa jurídica al agente y se la ponía el delincuente. El ayuntamiento nos ha dejado tirados", se queja el sindicalista.