El gobierno de la Generalitat dio 150.000 euros al departamento de las Naciones Unidas que publicó un dictamen en el cual reclamaba la puesta en libertad de Oriol Junqueras, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. La donación, según publica El Mundo, se hizo durante el 2019 y el dictamen se publicó cuando los tres líderes del proceso independentista estaban en prisión preventiva a la espera de la sentencia del Tribunal Supremo.

La Generalitat hizo la donación a través de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo, tal como está reflejado en la relación de "contribuciones voluntarias" que publica cada año la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU.

El presidente catalán Quim Torra hizo una declaración institucional desde el Palau de la Generalitat en la cual a partir las conclusiones del grupo de trabajo de la ONU reclamó a la Fiscalía retirar las acusaciones y, que aunque sólo citara a Junqueras, Cuixart y Sànchez, implicaba "el resto de presos políticos" y tendría que ser de "obligado cumplimiento" añadiendo que "si el Reino de España no la cumple estará vulnerando el derecho internacional".