La trayectoria política de Xavier Garcia Albiol, ex alcalde de Badalona y actual jefe de la oposición municipal, puede sufrir un fuerte traspiés. El fiscal encargado de la Protección de la Fauna y Flora, Miguel Ángel Pérez de Gregorio, ha formalizado una denuncia en los juzgados de Badalona –a la cual ha tenido acceso EL TRIANGLE- donde pide que se investigue el procedimiento que se siguió para la instalación de dos grandes antenas de telefonía móvil en la zona del Turó d’en  Caritg de esta ciudad, donde están las dependencias de la Guardia Urbana.

Los hechos se produjeron en 2012, en la época que Xavier Garcia Albiol era alcalde de Badalona y, además, había asumido las competencias de Urbanismo del consistorio. Estas dos grandes antenas –la de Vodafone, hacía más de 20 metros de altura- se instalaron sin que conste en el Ayuntamiento ningún expediente administrativo, ni ninguna autorización formal, ni ninguna licencia de obras, como era pertinente. Tampoco se tramitó la necesaria licencia ambiental, dadas las radiaciones electromagnéticas que emiten las antenas de telefonía móvil.

Entre las personas que la Fiscalía pide que sean imputadas en este procedimiento judicial está Miguel Jurado, que fue el polémico concejal de Seguridad en la etapa de Xavier Garcia Albiol en la alcaldía, y el ex consejero delegado de la empresa municipal Engestur, Tomás Vizcaíno, que, aparentemente, dieron la autorización verbal para que Vodafone y Movistar instalaran las grandes antenas en las dependencias de la Guardia Urbana. Pero los investigadores de este “affaire” no descartan que Xavier Garcia Albiol pueda acabar implicado, puesto que era el máximo responsable de Urbanismo y, además, los terrenos afectados, de propiedad municipal, no tenían la calificación pertinente para poder ubicar estas instalaciones de telefonía.

Lo más chocante y sospechoso de este caso es que no consta en los archivos municipales que ni Vodafone ni Movistar pagaran ningún tipo de tasa al Ayuntamiento para instalar las dos grandes antenas que, además, chupaban la electricidad de la Guardia Urbana. Como es conocido, todas las empresas de telefonía móvil pagan un alquiler a los propietarios de los inmuebles donde instalan sus antenas… excepto en el caso de esta finca de Badalona de propiedad municipal. Ante la manifiesta irregularidad de esta situación, el Ayuntamiento ordenó su desmantelamiento, después de que Xavier Garcia Albiol perdiera la alcaldía.

Pero el fiscal para la Protección de la Fauna y Flora, Miguel Ángel Pérez de Gregorio, quiere aclarar estos hechos, donde aprecia, de entrada, presuntos delitos de prevaricación urbanística, malversación de caudales públicos y encubrimiento. En este sentido, ha pedido a los juzgados de Badalona que requieran al Ayuntamiento toda la documentación que haya sobre las polémicas antenas y que se reconstruya, paso a paso, la actuación de los cargos políticos y funcionarios que intervinieron para permitir su instalación ilegal.