Juan Carles I y Felipe VI, los dos jefes del Estado de España desde la restauración de la democracia, aparecen señalados en los documentos de la sociedad panameña Lucum, según publica El Confidencial.

En concreto, este diario revela que la firma de Juan Carlos I aparece en los estatutos de Lucum, una sociedad disuelta en 2012 que está siendo investigada en Suiza como fundamental en la estructura con la que, presuntamente, el rey emérito, cuando todavía era jefe del Estado, ocultó 64,8 millones de euros procedentes de Arabia Saudí.

Además, los documentos implican a Felipe VI porque consta como "segundo beneficiario". Concretamente, en caso de fallecimiento de Juan Carlos I, los fondos bajo control de la sociedad tenían que ser conservados "en favor y por cuenta del segundo beneficiario", el actual monarca.

La condición de segundo beneficiario, añade El Confidencial, estaba sujeta a condiciones, como por ejemplo el cumplimiento de una voluntad de Joan Carles I: que los fondos se destinaran a "garantizar el mantenimiento de todos los miembros de la familia real española" y en particular de la reina emérita, Sofia, las infantas Elena y Cristina, y los hijos de ambas.

Asimismo, los documentos de Lucum disponen que sería automáticamente designado como tercer beneficiario el heredero al trono de España. En el momento de la redacción ya había nacido la princesa Leonor.

El Confidencial, que publica uno de los documentos, añade que se admite en ellos que Lucum se fundó para hacer de pantalla de la cuenta suiza abierta en el banco Mirabaud, donde Juan Carlos I recibió la millonaria donación procedente de Arabia Saudí, y que el abogado Dante Canonica y el gestor de fondos Arturo Fasana, investigados en Suiza por este asunto que han declarado ante el fiscal Yves Bertossa, fueron los creadores de la misma.