El pasado 14 de junio, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) firmó contratos de pólizas de financiación/aval a corto plazo por valor de 6 millones de euros. Un millón lo contrató con la Caixa d'Enginyers y los otros cinco millones con el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA). En los últimos años, la CCMA contrata cada año 12 millones de euros en pólizas de crédito. La primera parte del año las subscribe por valor de 6 millones de euros con el BBVA y la Caixa d'Enginyers y la segunda parte subscribe los otros 6 millones con La Caixa. En 2016, estos avales fueron de 14,25 millones de euros.

La CCMA ha ido reduciendo la cantidad subscrita con el BBVA, que pasó de 8,25 millones en 2016 a 6 millones en 2017. En 2018 fue de 5,5 millones y este año se ha quedado en 5 millones. Las pólizas subscritas con La Caixa siempre han sido de 6 millones de euros mientras que La Caixa d'Enginyers entró por primera vez en esta rueda de operaciones el año pasado, con 500.000 euros, que se han convertido en 1 millón de euros este año.

El ejercicio presupuestario del año pasado de la CCMA se cerró de forma equilibrada, con unos ingresos de 317 millones de euros y unos gastos de 308. El gobierno subvenciona el funcionamiento de la CCMA con unos 250 millones de euros anuales. El director de TV3, Vicent Sanchis, insinuaba en un artículo reciente que si no se aumenta el apoyo presupuestario a los medios públicos catalanes perderán pronto sus actuales niveles de audiencia. Los medios públicos dependientes de la Generalitat tienen ingresos publicitarios, cosa que no pasa con TVE, pero estos últimos años han sufrido una caída espectacular. Periódicamente surgen rumores de que la dirección de la CCMA presentará un expediente de regulación de empleo para reducir un gasto en nóminas de los trabajadores que se considera demasiado elevado.