Un 15% de las personas que han optado por la independencia en procesos electorales recientes podría dejar de hacerlo en futuros comicios. Así lo detecta un informe sociológico encargado por la Asamblea Nacional Catalana y que aún no se ha hecho público. Este estudio detecta que en el bloque independentista hay un núcleo duro que votará la opción de separarse de España en cualquier circunstancia. En cambio, uno de cada seis o siete electores que han optado por partidos independentistas en comicios anteriores, podría no hacerlo en el futuro en función de la evolución del contexto político.

La ANC encargó este estudio para intentar saber qué colectivos y personas han votado contra la independencia pero son susceptibles de cambiar de criterio. La presidenta de la entidad, Elisenda Paluzie, en una entrevista reciente en Vilaweb, se refería a estas personas como aquellas que "no son completamente irrecuperables". "Queremos ver qué barreras hay para llegar a ellas. Si ahora queremos hacer un argumentario para hacer una campaña hacia la independencia, no podemos ir con los argumentarios de hace cuatro años. Han pasado muchas cosas y queremos analizar cómo han afectado", añadía Paluzie que, por otro lado, manifestaba su miedo porque electores independentistas se desdigan de su voto contra España. "Siempre hablamos de ampliar el apoyo pero no tienes que descartar la posibilidad de perderlo", dice.

La razón por la que estos electores han perdido confianza en la apuesta independentista es, según el informe de la ANC, que consideran que después de octubre de 2017 la situación económica ha empeorado. En cambio, el estudio concluye que la represión no ha influido en las convicciones de los votantes independentistas.