El grupo parlamentario de JxCat se ha sumado a la declaración institucional impulsada este jueves por los comunes y subscrita por todas las fuerzas políticas con representación en el Parlament sobre la corrupción en Cataluña. El texto pone especial énfasis en la reciente condena por parte del Tribunal Supremo a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) por el cobro de 6,6 millones de euros en comisiones ilegales a la constructora Ferrovial a cambio de adjudicarle obras públicas.

La declaración institucional subscrita por los postconvergentes no sólo rechaza la corrupción de la formación política que ha gobernado más de tres décadas en Cataluña sino que también exige el retorno del dinero "expoliado". En este sentido, el texto indica que "el Parlament de Catalunya rechaza con contundencia los hechos y prácticas condenados y exige a Convergència Democràtica de Catalunya la rápida devolución de los 6,6 millones de euros expoliados de las arcas públicas".

La declaración, al mismo tiempo, remarca que "es necesaria una condena de estos hechos y un compromiso sólido contra estas prácticas, que han caracterizado una manera de hacer política y un determinado momento histórico". Además, el texto también subraya que "una democracia sólida requiere que la ciudadanía pueda confiar en sus instituciones y que los abusos de poder en beneficio privado no queden impunes". La declaración finaliza expresando que "el pueblo de Cataluña merece una democracia alejada de toda sospecha".