Eduard Pujol, portavoz de JxCat en el Parlamento catalán, ha justificado la negativa de su bancada a facilitar el acceso de Miquel Iceta al Senado diciendo en Catalunya Ràdio que el dirigente del PSC "llegado el momento, cerraría el Parlamento", por lo que defiende que "no puede ser senador".

La decisión choca con el visto bueno de los posconvergentes y de ERC que recibió Lorena Roldán, diputada al Parlamento de Cs, para convertirse en senadora en abril de 2018, cuando la Generalitat todavía estaba bajo el control directo del gobierno español.

La intervención por la vía del artículo 155 de la Constitución, de la que restó al margen el Parlamento catalán, no se levantó hasta la llegada del gobierno de Quim Torra, en mayo.

"Nadie pone en duda que al PSC le corresponde un senador y que tiene derecho a sustituir un senador, pero nadie tampoco puede poner en duda que le corresponde al Parlamento decidir qué senador", ha manifestado en el estrado el portavoz parlamentario de JxCat, Albert Batet.

Mientras Pujol expresa que vetan a Iceta para proteger las instituciones catalanas, la CUP ha establecido su negativa no ya en la votación del socialista como senador por designación autonómica, sino en la consideración preliminar de Iceta como candidato que cumple las condiciones de elegibilidad.

En la comisión del Estatuto de los diputados de la cámara catalana, todos los partidos excepto la CUP han coincidido que Iceta cumple las condiciones para que se someta a votación su candidatura. La CUP, en cambio, ha defendido su negativa por boca del diputado Vidal Aragonés, aduciendo que rechazan que Cataluña tenga representantes en las instituciones del Estado central. Aragonés también ha dicho que Iceta representa "lo peor del régimen del 78".