El expresidente de la ANC y diputado de JxCat Jordi Sànchez, encerrado en prisión provisional desde hace casi dos años y actualmente en espera de la sentencia por los hechos del 20 de septiembre de 2017, ha sido entrevistado por escrito, junto a Jordi Cuixart y Oriol Junqueras, por TV3.

Preguntado sobre la campaña anónima Tsunami Democràtic y la desobediencia civil, Sánchez responde que la fuerza radica "en la capacidad para ser muchos". Y concreta un ejemplo: "si 100 ciudadanos deciden no pagar impuestos para denunciar los incumplimientos presupuestarios del gobierno español, es seguro que tendrán un problema. Si son 300.000 ciudadanos los que no pagan, el problema lo tendrá el Estado".

"Se tienen que concretar acciones fáciles de entender, que denuncien una injusticia visible para mucha gente y que la acción concreta esté al alcance de muchas personas", considera Sànchez, que ha señalado como referencias en este sentido a los objetores de conciencia al servicio militar y a la huelga de los tranvías durante la dictadura franquista. "En Cataluña tenemos unas cuantas experiencias exitosas de desobediencia, tanto en dictadura como en democracia", ha añadido después de indicar que "no hay que ir a la India de Mahatma Gandhi para encontrar ejemplos de desobediencia".

En cuanto a la investidura fracasada de Carles Puigdemont, del 30 de enero del 2018, Sànchez ha seguido la línea de JxCat al afirmar que lo intentaron "pero no tuvimos el apoyo de nuestros socios", en referencia a ERC y a la negativa del presidente del Parlamento de Cataluña, Roger Torrent, a seguir adelante asumiendo la posibilidad de ser encausado.

"No tengo ninguna duda de que la Diada  habrá sido tan masiva como las anteriores. La ciudadanía, el pueblo, no ha fallado nunca", ha respondido sobre el Once de Septiembre.