Los responsables del departamento de Interior de la Generalitat y las jefes de los Mossos d'Esquadra presentes en el acto de la patrona de la Guardia Civil, celebrado este miércoles, se han marchado porque han considerado ofensivas algunas alusiones al mayor de los Mossos Josep Lluís Trapero y a la intendente Teresa Laplana, han indicado fuentes de la consejería a Europa Press.

El acto, que ha tenido lugar en el cuartel de Sant Andreu de la Barca, ha contado con la presencia del secretario general de Interior, Brauli Duart, el director general de los Mossos, Pere Ferrer, y el máximo responsable policial del cuerpo, Eduard Sallent.

Según la misma información, el discurso que han indignado a los dirigentes políticos y policiales de los Mossos han sido el de Pedro Garrido, general y máximo responsable en Cataluña de la Guardia Civil.

Tanto Trapero cómo Laplana serán juzgados, junto con otros responsables de los Mossos de hace dos años, en la Audiencia Nacional en enero de 2020 por la actuación del cuerpo policial respecto a los hechos del 20 de septiembre y el 1 de octubre de 2017.

La reacción de los representantes de Interior y de los Mossos de este miércoles ha sucedido dos semanas después de que, el pasado 26 de septiembre, el Parlamento de Cataluña aprobara pedir la retirada de los agentes de la Guardia Civil del territorio catalán, una petición contra la que el director general de la Guardia Civil, Félix Vicente Azón, ha asegurado que tomará "todas las medidas necesarias" para que no tenga ninguna "trascendencia".