Miquel Iceta, el líder del PSC, ha rechazado la posibilidad de votar a favor de la moción de censura presentada por Ciudadanos contra el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y ha mantenido su voto de abstención a la candidata naranja, Lorena Roldán.

Iceta ha reiterado que "los números no dan" y que "con nuestro voto habría fracasado exactamente igual", además de reprochar a Roldán que haya presentado una moción de censura sin pedirles su apoyo antes de poner en marcha este procedimiento de sustitución del presidente.

El socialista ha dicho que la antecesora de Roldán, Inés Arrimadas, sí que exploró los posibles apoyos antes de dar el paso, y ha argumentado que la ausencia de estos contactos previos es "la prueba" de que Cs no buscaba una verdadera moción de censura.

Iceta ha interpretado la moción como una maniobra con sentido político de Cs para obtener una victoria de cara al público: cambiar de presidente si gana el sí, o cargar el peso de un no sobre la abstención del PSC.

Roldán, por su parte, ha reprochado a Iceta que se equivoca de "aliado" y ha rechazado que la votación sea un fracaso, como ha dicho el socialista, sino una victoria de "la dignidad" y "la decencia".

"Si hubiera sido por nosotros, hoy Barcelona tendría una alcalde socialista", ha afirmado, además de reprochar al PSC que " había otra suma posible" en la Diputación de Barcelona, donde los socialistas han formado gobierno con JxCat.

"No es una cuestión de números, es una cuestión de decencia moral", ha sentenciado Roldán.