Gerard Ardanuy ha decidido dejar la actividad política y volver a trabajar en la Universitat de Barcelona. Aunque ha aprovechado las vacaciones de Navidad para darse de baja de Demócratas, la escisión independentista de UDC liderada por Antoni Castellà y Nuria de Gispert, mantendrá el acta de regidor del Ayuntamiento de Barcelona hasta final de mandato, el mes de junio de este año.

Ardanuy no quiere que su lugar pase en manos del PDeCAT, por lo cual seguirá como regidor no adscrito. Su escaño correspondería a la actual directora comercial de Natur System, Maria Elena Turalló, quién fue regidora en el anterior mandato municipal. En el caso de que renunciara, el siguiente en la candidatura de 2015 es Carles Agustí, quién disputó las primarias del PDeCAT a Neus Munté.

Ardanuy ya abandonó el grupo liderado por Xavier Trias cuando pasó a militar en Demócratas.

El mismo Ardanuy explicó que había tomado esta decisión después de participar en el proceso de primarias impulsado por Jordi Graupera. El regidor decidió no presentarse a la segunda vuelta porque no quedó primero, y se ha puesto a disposición de Graupera. Ardanuy ha anunciado que quiere crear un nuevo espacio de reflexión política sobre Barcelona y el área metropolitana. Además, ha descartado implicarse en la candidatura de Junts per Catalunya, donde se incluiría el PDeCAT. A estas alturas, parece que Joaquim Forn puede ser la cabeza de lista de esta lista independentista, con la actual consejera Elsa Artadi de número dos y verdadera líder.

Ardanuy anunció que quiere que este nuevo espacio trabaje en los ejes que ya impulsó en su campaña de primarias: la educación, la calidad ambiental, la movilidad y la cultura.