La Generalitat ha pedido 3 años y medio de prisión por dos detenidos en Girona durante los disturbios posteriores a la publicación de la conocida como sentencia del proceso independentista. Por su parte, la Fiscalía ha solicitado penas de 9 años de prisión y multas de 7.200 euros. Se les acusa por desórdenes públicos, atentado a agente de la autoridad, daños y lesiones graves.

Según los escritos de la acusación, estos dos jóvenes participaron en las protestas que tuvieron lugar en la plaza de Sant Pere de Girona la madrugada del 17 de octubre de 2019, y lanzaron piedras contra una furgoneta de los Mossos d'Esquadra. El Ministerio Público, además, apunta que los manifestantes "lanzaron piedras de grandes dimensiones, rodamientos metálicos, adoquines, botellas de vidrio, llaves inglesas, pelotas de golf, petardos y pintura", hecho que "motivó la intervención de las fuerzas de seguridad hacia las once y media de la madrugada".

La acusación pública, además, ha pedido la expulsión de los dos jóvenes una vez cumplidas dos terceras partes de las penas y ha enmarcado los disturbios en las movilizaciones promovidas por "diferentes organizaciones de seguidores y simpatizantes con la causa que tenía como objetivo la proclamación de una República independiente en Cataluña".

El grupo de apoyo a los detenidos afirma que tanto la fiscalía como la Generalitat han "sobredimensionado" los hechos y que piden unas penas "elevadísimas e injustificadas". Subrayan, por otro lado, que los dos jóvenes se han negado en reiteradas ocasiones haber participado en los disturbios.