Después de dar por acabadas las negociaciones con el PSOE, la cúpula de Esquerra Republicana deja en manos de su consejo nacional si rubrica o no el acuerdo de investidura con los socialistas. El máximo órgano del partido entre congresos ha sido convocado el próximo 2 de enero a las cinco de la tarde para que debata si la mesa de negociación entre gobiernos conseguida es suficiente para pasar del no a Pedro Sánchez a una abstención. Así lo ha anunciado la secretaria general adjunta de los republicanos, Marta Vilalta.

Vilalta ha comparecido después de más de tres horas de ejecutiva del partido. Los republicanos no han explicado cuál será su decisión, pero han dado a entender que el acuerdo está cerrado y que entienden que es una "oportunidad para el independentismo": "Somos escépticos porque nos cuesta mucho creer en este PSOE, pero también sabemos que es una oportunidad para el independentismo que hay que aprovechar".

Vilalta ha explicado que en las conversaciones con los socialistas se reconoce que hay "un conflicto político entre Cataluña y el Estado" y se ha pactado una mesa de negociación entre gobiernos.

Esquerra ha mantenido el silencio hasta esta tarde sobre el informe de la Abogacía del Estado, que afirma que Oriol Junqueras tendría que poder ejercer como eurodiputado. El informe era uno de los puntos clave para los republicanos a la hora de decidir si optan por la abstención y facilitan la investidura de Sánchez. Esta tarde, Vilalta ha dejado claro que Junqueras tiene que quedar en libertad: "Oriol Junqueras tiene que ser liberado inmediatamente. Esperamos que se cumpla la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE".

El PSOE va cerrando acuerdos

Mientras Esquerra se reunía, el PSOE ha ido cerrando acuerdos con el resto de partidos para sacar adelante la investidura, que han puesto una fuerte presión sobre los republicanos. De momento, el PSOE ya tiene los seis votos del PNB, en un acuerdo que se ha escenificado este mediodía al Congreso. Por su parte, EH Bildu consultará a sus bases una abstención de sus cinco diputados para no obstaculizar la formación de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos. Junts per Catalunya ha reiterado su 'no' a Sánchez.