ERC facilitará con una abstención la investidura de Pedro Sánchez la semana que viene. El partido lo ha decidido este jueves por la tarde en la reunión del Consejo Nacional, que ha llegado después del pacto entre los republicanos y el PSOE que prevé una mesa de diálogo entre el gobierno catalán y el español, y que los acuerdos que se logren se ratifiquen mediante una consulta a la ciudadanía.

En un comunicado, Esquerra ha informado que ha apoyado "por una amplia mayoría" el acuerdo con los socialistas, que comportará la creación de una mesa de negociación bilateral, entre la Generalitat y el gobierno español, "en un plazo de quince días".

El documento del acuerdo PSOE-ERC establece que hay un "conflicto político sobre el futuro de Cataluña" que se quiere resolver "mediante el diálogo, la negociación y el acuerdo, superando la judicialización".

El máximo órgano del partido entre congresos ha tenido lugar el mismo día que se han reunido el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el vicepresidente, Pere Aragonés, en medio de la tensión por el pacto PSOE-ERC. Torra, pendiente de si se ejecuta la inhabilitación ordenada por el TSJC, ha trasladado al dirigente de los republicanos que el acuerdo "no tiene el visto bueno del gobierno ni lo asume como tal. Es un acuerdo entre partidos".

La abstención de los 13 diputados de ERC permitirá que Sánchez pueda ser investido el próximo martes, 7 de enero.