Esquerra Republicana y el PSOE han hecho adelantos en la tercera reunión para canalizar el conflicto político y negociar la investidura de Pedro Sánchez. El encuentro de este martes en la sede del área Metropolitana de Barcelona, en la Zona franca, ha durado dos horas y media.

A pesar de que ERC ya avanzó en su día que no tiene prisa y que no prevé llegar a ningún acuerdo hasta después de fiestas, los dos partidos han valorado la reunión en un comunicado conjunto, confirmando que hay adelantos, que están definiendo los instrumentos para encontrar una salida al conflicto político y encarar la investidura. Un conflicto que las partes desean abordar "desde el respeto y el reconocimiento institucional mutuo".

En el comunicado, también confirman que durante la reunión se ha abordado la recuperación de derechos sociales, civiles y laborales, donde destacan "coincidencias notables".

Por otro lado, el gobierno catalán no quiere entrar a valorar las negociaciones de la investidura, que esto es cosa de los partidos. No obstante, la portavoz del gobierno, Meritxell Budó, ha asegurado que el comunicado conjunto firmado por ERC y el PSOE tiene similitudes con el discurso del Gobierno.

Budó no se ahorra reiterar que lo primero que tiene que hacer el presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, es devolver las llamadas al presidente de la Generalitat Quim Torra. Recuerda, así, la reivindicación de Junts per Catalunya de una mesa de diálogo liderada por los dos presidentes.