La imposibilidad de los barceloneses de salir de los límites de la ciudad en la Fase 1 de la desescalada del confinamiento aplicado durante el estado de alarma por la pandemia del coronavirus es ilegal. Así lo consideran expertos juristas consultados por EL TRIANGLE. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, exigió que las unidades territoriales para organizar la desescalada fueran las regiones sanitarias y no las provincias como proponía el gobierno español.

El ejecutivo central de Pedro Sánchez cedió a las pretensiones del gobierno catalán, lo cual ha acabado comportando que los ciudadanos de Barcelona queden cerrados dentro de los límites geográficos de la capital al entrar en la fase 1 de la desescalda porque, según el Departamento de Salud, forman una región sanitaria propia, la 1.

Los juristas consultados consideran, pero, que la división del Área Metropolitana de Barcelona en tres regiones sanitarias no ha sido publicada en ningún diario oficial y que, por lo tanto, continúa vigente la división aprobada por el gobierno catalán el 2013, que determinaba que esta área conformaba una única región y no tres como pretende el gobierno de la Generalitat.

En una resolución del 20 de octubre de 2017, el Servicio Catalán de la Salud se refiere a tres ámbitos sanitarios territoriales: Barcelona Ciudad, Barcelona Norte y Barcelona Sur. Barcelona Norte incluye el Barcelonès Norte, el Maresme, el Vallès Occidental Este, el Vallès Occidental Oeste y el Vallès Oriental, mientras que Barcelona Sur incluye el Alt Penedès-Garraf, el Baix Llobregat Centro-Litoral y Norte y l'Hospitalet de Llobregat.

En esta resolución se propone que estos tres ámbitos se conviertan en tres regiones sanitarias diferenciadas “una vez se apruebe” la modificación del decreto vigente, de 3 de enero de 2013, de delimitaciones de sectores sanitarios y regiones. Pero el DOGC no ha publicado ningún decreto que lo modifique.

Afirman estos expertos que, por lo tanto, no tiene ningún fundamento jurídico la discusión planteada por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. Consideran que la región sanitaria de Barcelona sigue siendo una sola e incluye los pretendidos tres ámbitos metropolitanos -Barcelona ciudad, Barcelona Norte y Barcelona Sur- y entienden que los barceloneses pueden moverse sin limitaciones por el territorio enmarcado por las regiones sanitarias 1, 2 y 3.

Más de treinta alcaldes socialistas de poblaciones afectadas por este confinamiento sin justificación jurídica enviaron el sábado una carta al presidente de la Generalitat para que dé marcha atrás y permita la movilidad ciudadana entre sus municipios y Barcelona. Entre estos alcaldes hay los de Cornellà, L'Hospitalet, Santa Coloma de Gramenet y Sabadell.

La prohibición de salir de las regiones sanitarias, tal y como lo impone el gobierno catalán, hace que ciudadanos de Barcelona y L'Hospitalet, por ejemplo, no puedan cruzar la calle que les separa o comprar en un comercio que está a pocos metros de su domicilio.