El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha apostado este jueves por defender la amnistía como la vía política que permitirá "superar el conflicto" entre Cataluña y el Estado". De este modo, la opinión del Síndic se alinea con la demanda de las principales organizaciones independentistas para conseguir la libertad de los presos políticos. Si la amnistía no es posible, Ribó apuesta en segundo lugar por el indulto, medida que ve "asumible" o, finalmente, "la reforma o bien la derogación del delito de sedición".

El Síndic lo ha dicho en el Parlamento donde ha entregado al presidente de la cámara, Roger Torrent, un informe sobre la sentencia del Tribunal Supremo contra los líderes independentistas. Ribó ha alertado de una quebradiza en cuanto a derechos fundamentales al Estado español por culpa del dictamen.

Ribó lo ha hecho con el informe bajo el brazo, que concluye que la sentencia "resulta desproporcionada y podría haber vulnerado derechos constitucionales de las personas condenadas, y también puede tener afectaciones en el goce de derechos y libertades fundamentales por parte de toda la ciudadanía".

Las principales conclusiones del informe son que el Supremo no era el "juez ordinario predeterminado por la ley", a la vez que la desproporcionada acusación inicial de rebelión vició toda la causa y provocó una prisión preventiva "injustificada y desproporcionada".