El Sindicat de Llogaters i Llogateres ha lamentado que el grupo parlamentario de JxCat haya enmendado parte del contenido de la nueva ley catalana del alquiler pese a que la semana pasada las formaciones políticas que la apoyan (JxCat, ERC, CUP y Catalunya en Comú-Podem), el gobierno catalán, y la sociedad civil (más de 4.000 entidades sociales han firmado un manifiesto de apoyo) pactaran respetar "de forma íntegra" el contenido de la normativa, que busca contener y reducir el precio de los alquileres de las viviendas en las sesenta ciudades con más problemas de acceso al hogar en Catalunya.

En este sentido, el sindicato ha enviado una carta al presidente catalán Quim Torra solicitándole una "reunión de urgencia" y recordándole que las enmiendas de su grupo político "dejarían en papel mojado" la regulación, puesto que permitirían "seguir subiendo los precios hasta un 30% en plena crisis pandèmica". Al mismo tiempo, advierten a los postconvergentes que los cambios que quieren introducir implicarían "abandonar" el pacto social y político acordado hace unos días, lo que "sería un error que el país no se puede permitir".

Asimismo, el Sindicat de Llogaters i Llogateres asegura que la normativa es una regulación de mínimos que "daría aire a los miles de familias estranguladas por el precio de los alquileres", aunque destaca que se trata de una contención de precios que está "muy lejos" de lo que marcan los mandatos de Naciones Unidas.

Por otro lado, esta iniciativa legislativa – denominada Proposición de Ley de Contención y Moderación del Precio del Alquiler- busca combatir el crecimiento de las rentas en relación a los salarios -trenta veces más en los últimos cinco años- así como el agravamiento económico que ha provocado la pandemia.