Jordi Sànchez es el candidato que propone Carles Puigdemont para ocupar el cargo de secretario general de Junts per Catalunya, el nuevo partido político que pretende presidir el expresidente de la Generalitat. Después de una semana de negociaciones, esta noche se ha cerrado la candidatura.

Se completa con cuatro vicepresidencias, que ocuparán políticos provenientes del PDECat y todos ellos de la máxima confianza de Puigdemont: el ex consejero Jordi Turull, encarcelado en Lledoners por el 1-O; la diputada de JxCat y regidora de Barcelona Elsa Artadi, que se postula como portavoz del partido; la alcaldesa de Vic, Anna Erra, y quien fue jefe de gabinete de Puigdemont, Josep Rius.

Completan el 'sanedrín' el exalcalde de Sallent, David Saldoni, que optaría a la secretaría de organización, y la diputada de JxCat Teresa Pallarès, como responsable de finanzas.

Por el camino han caído personajes destacados como el consejero de Interior, Miquel Buch, que se había postulado para ocupar un cargo relevante dentro de la nueva formación. A pesar de su relevancia dentro de partido, tampoco forma parte de núcleo dirigente el exconseller Josep Rull, también preso en Lledoners.

El congreso fundacional de JxCat se puso en marcha el pasado sábado, 25 de julio, y la nueva dirección será escogida por los militantes después de un periodo de campaña electoral que acabará el 9 de agosto.