En el documento marco de debate que presenta el PSC a su 14º Congreso se denuncia que "después de décadas de nacionalismo conservador hegemónico en las instituciones catalanas y su decisión de exacerbar los sentimientos dividiéndonos entre los que consideran quién es y quién no es catalán (...), se ha instalado una división importante en el seno de Cataluña y una crisis institucional sin precedentes".

En este sentido, los socialistas catalanes alertan que "ha habido, las últimas décadas, un pacto de convivencia en materia lingüística que se ha roto por la instrumentalización que ha hecho el nacionalismo de la lengua, por el proceso independentista, que ha asociado el catalán a su causa, y por una utilización partidista alrededor de su uso, especialmente en la escuela".

Con este trasfondo, el PSC defiende que en el congreso del partido que se celebrará del 13 al 15 de diciembre "haremos de la diversidad lingüística en Cataluña un activo, defendiendo el catalán y el castellano a través de un modelo plurilingüe en la escuela con la flexibilidad que la realidad sociolingüística presente en nuestro país exige".

Los socialistas también ponen la lupa sobre los medios de comunicación de la Generalitat y dicen que "el consenso logrado en el momento de la creación y configuración de los medios públicos de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) hace años que se ha roto". Para los socialistas "TV3 y Catalunya Ràdio se han convertido, en una parte de su programación, en instrumentos de agitación y propaganda al servicio de una determinada idea política de Cataluña".