El PDECat celebra hoy el consejo nacional con el reto de definir su encaje con Junts per Catalunya. La intención del PDeCAT y JxCat es unificarse en una sola marca electoral, que, de hecho, es la que han usado en todas las elecciones desde hace dos años.

La ejecutiva del PDeCAT explicó ayer el paso en una comparecencia para dar a conocer los acuerdos que ha tomado la militancia. Son fruto del proceso participativo en que los asociados, en unas sesenta de reuniones en todo el país, han debatido sobre el futuro del partido.

Han propuesto que el PDeCAT se integre dentro de JxCat para que se convierta en un partido único, con una sola estructura con el liderazgo indiscutible del presidente Carles Puigdemont y con el objetivo político de lograr la independencia efectiva de Cataluña.

La gran pregunta, que no se ha respondido, es como se tiene que hacer esta integración y si el Partido Demócrata se tiene que disolver o no. Faltará ver también qué pasa con la Crida, que nació bajo el auspicio de Puigdemont, y a la cual también se había planteado que se integrara el PDeCAT.

En lo que va de Congreso ya se han registrado más de una decena de intervenciones críticas con la propuesta que hizo ayer la dirección encabezada por David Bonvehí, según la cual hay que "transitar" hacia JxCat bajo el liderazgo de Puigdemont, pero sin concretar qué fórmula se usará para llegar.